Basílica de la Virgen

Mare_de_Déu_dels_Desemparats_foto_Pere Lopez

La Basílica y la Virgen de los Desamparados, del Regne de Valencia a nuestros días.

La Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados es el templo dedicado a la patrona de la ciudad, construido entre 1652 y 1667, siendo la primera obra barroca de nueva planta que se alzó en Valencia.

La cofradía de la Mare de Déu dels Innocents i Desamparats tiene sus orígenes a principios del siglo XV, y se fundó para socorrer a los enfermos mentales, los innocents, y para dar sepultura a los cadáveres abandonados o a los de los ajusticiados, los desamparats.

La imagen de la Virgen es una talla gótica de madera que se ponía acostada sobre los cuerpos de los difuntos durante el cortejo fúnebre, de ahí la inclinación de su cabeza, bajo la que se colocaba un cojín.

Más tarde se la recubrió con los mantos y joyas que hoy la adornan, y en el siglo XVIII se le añadieron los dos inocentes que están a sus pies, obra de Vergara.

La Basílica fue proyectada por el arquitecto valenciano Diego Martínez Ponce de Urrana. Alrededor del espacio central se sitúan diversas capillas y el camarín de la Virgen, con un mecanismo que permite girar la imagen para la veneración privada.

Las pinturas de la bóveda son de Antonio Palomino, que destacan por su perspectiva, que parece abrirse hacia lo alto.

Podéis seguir la actividad de la Basílica en su cuenta de twitter.